Embajada de la República Argentina en Confederación Suiza

 

Recomendaciones al Exportador

El alto nivel de desarrollo económico de la Confederación Suiza y la idiosincrasia de su población, hacen del mercado suizo una plaza muy exigente en materia de calidad de los productos y de respeto a ciertas reglas de conducta en el establecimiento de relaciones comerciales. Asimismo, la legislación suiza tiende, en general, a garantizar un alto nivel de protección a los consumidores a través de rigurosas normas sanitarias, fitosanitarias y técnicas.
Suiza aplica históricamente un régimen comercial abierto, con pocos obstáculos no arancelarios y con impuestos a la importación generalmente bajos, aunque, para algunos productos en general de origen agrícola, los derechos específicos suelen ser bastante elevados.
Los acuerdos de libre comercio y, con pocas excepciones, el Sistema Generalizado de Preferencias, abarcan todos los productos industriales. En el campo agrícola se aplica una gran variedad de medidas de protección a una amplia gama de productos. La combinación de las medidas aplicadas difiere según los sectores pero predominan las restricciones cuantitativas y los gravámenes no arancelarios sobre los derechos de aduana. Asimismo, muchas medidas tienen una vigencia estacional con el objeto de favorecer la producción local.
Para que una oferta sea tomada en consideración debe ser lo más completa, clara y precisa posible, ya que es permanente la recepción por parte de los importadores suizos de ofertas de todo el mundo. Inicialmente se debe ofrecer una información detallada y suficientemente descriptiva del producto, con sus especificaciones técnicas -y de ser el caso análisis microbiológicos exhaustivos-, cantidades, plazos de suministros, precios CIF y FOB -ya sea en francos suizos o en dólares- y forma de pago.
Es recomendable que la correspondencia con el potencial importador suizo se efectúe en el idioma que corresponda según el domicilio del importador (Alemán, francés o italiano) o en inglés. Hacerlo en español sólo si se sabe a ciencia cierta que el interlocutor domina el idioma.
Es importante, asimismo, ofrecer información acerca de la empresa argentina exportadora, sus características, antecedentes comerciales, su presencia en el mercado interno e internacional, como así también certificaciones de calidad –si las hubiera- y referencias bancarias e información sobre posibilidades de adaptar los productos a necesidades específicas del mercado local.

 

 

Fondo argentino de cooperación sur-sur y triangular





 

 

 
 
Palacio San Martin